LS 49. Un clamor invisible

49. Quisiera advertir que no suele haber conciencia clara de los problemas que afectan particularmente a los excluidos. Ellos son la mayor parte del planeta, miles de millones de personas. Hoy están presentes en los debates políticos y económicos internacionales, pero frecuentemente parece que sus problemas se plantean como un apéndice, como una cuestión que se añade casi por obligación o de manera periférica, si es que no se los considera un mero daño colateral. De hecho, a la hora de la actuación concreta, quedan frecuentemente en el último lugar. Ello se debe en parte a que muchos profesionales, formadores de opinión, medios de comunicación y centros de poder están ubicados lejos de ellos, en áreas urbanas aisladas, sin tomar contacto directo con sus problemas. Viven y reflexionan desde la comodidad de un desarrollo y de una calidad de vida que no están al alcance de la mayoría de la población mundial. Esta falta de contacto físico y de encuentro, a veces favorecida por la desintegración de nuestras ciudades, ayuda a cauterizar la conciencia y a ignorar parte de la realidad en análisis sesgados. Esto a veces convive con un discurso «verde». Pero hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres.

Imagen modificada de https://www.agenciasic.es/wp-content/uploads/2019/06/190606_FundacionFoessa_Informe-e1559817952492-678×381.jpg

Nos insiste nuevamente el Papa en los problemas de los excluidos, y en cómo estos quedan con frecuencia fuera del foto de la atención social. Y eso porque, de alguna forma, el perspectivismo del que nos hablaba nuestro filósofo Ortega y Gasset, y más si no queremos hacernos conscientes de él, actúa como unas orejeras para nuestras preocupaciones. De modo que, o vivimos en primera persona y en directo los problemas de la exclusión, o es posible que queden relativizados para nosotros. O invisibles.

Y efectivamente, por lo que podríamos llamar “selección social”, quienes gobiernan los países, negocian los acuerdos y recogen todo ello para su difusión en los medios de comunicación, no proceden precisamente de esos ambientes de exclusión. Y no sólo esto, sino que se forman en escuelas en las que, endógamicamente, se reproducen los argumentos desarrollados desde lejos de esos ambientes. No es de extrañar que, así, las escuelas de economía trabajen en modelos que no apuntan a la reducción de la desigualdad como objetivo fundamental, ni que los medios de comunicación reproduzcan y hagan deseable, sobre todo, un modo de vida que perpetúe los mecanismos de la exclusión.

Es curioso cómo, a pesar de todo, en esos mismos círculos tiene una gran acogida, al menos a nivel teórico (porque luego no se concreta excesivamente en comportamientos prácticos), la preocupación por la cuestión ecológica. Probablemente porque nos afecta a todos, y no podamos escapar de ella. Pero sorprende que la cuestión social, tan íntimamente ligada a la anterior en palabras del Papa, no tenga esa misma acogida, ni siquiera como concepto: ¿ha existido en algún momento tanta preocupación por la cuestión social como la que existe en este momento por la cuestión ecológica? Quizás porque de la cuestión social sí sentimos que nos podemos proteger: y no sólo a través de nuestro esfuerzo personal, ya proviniendo de puntos de partida favorables en general, sino también a través de los mecanismos de seguridad de que nos dotamos en sociedad, una vez más diseñados desde escenarios lejanos a los de exclusión.

La perspectiva influye. Y tanto. Quizás por eso haya que seguir insistiendo en la necesidad de mirar la vida desde la situación de los pobres. Bajar de nuestras atalayas y balcones y pisar la realidad de tanta gente que queda al margen. Como nos plantean los dos videos que proponemos para esta entrada. Ojalá aprendamos a hacerlo.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s