Miércoles 5 de diciembre

encabezado

Miércoles 5 de Diciembre

Palabra que acampa entre nosotros

 

Primera Lectura: Isaías 25,6-10ª

Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones. Aniquilará la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país. […]

 

 

Evangelio: Mateo 15,29-37

Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: “Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. […] Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

Texto en pdf

 

A qué nos estamos preparando

 

Son de destacar en las lecturas de hoy las expresiones “[un festín] para todos los pueblos”, “todas las naciones”, “todos los rostros”, “mucha gente”, “comieron todos”…. En nuestro mundo globalizado cada vez es más sencillo comprender el significado de estas palabras que expresan la universalidad de la Palabra de Dios y de la dignidad que transmite al ser humano. El banquete de Dios es para todos los hombres y mujeres, para todos los pueblos, para todas las razas.

 

Sin embargo, en nuestros días, el mundo de las finanzas, los bancos, las bolsas…., está en manos de muy pocos. Muy pocos manejan el dinero de muchos y con él promueven negocios y proyectos que en muchos casos carecen de unos mínimos de ética y acaban expoliando las vidas de otros muchos. Con el dinero de sus clientes, muchos bancos financian proyectos que destruyen el medioambiente, negocios de fabricación y venta de armas, mantienen a gobiernos corruptos y nada democráticos…. Y siempre encontramos a las víctimas de estas prácticas en los países subdesarrollados y en las grandes bolsas de excluidos de la sociedad. Hay banquete…. Pero sólo es para unos pocos.

 

Si bien es probable que entre los destinatarios de este proyecto de Adviento no se encuentren muchos banqueros, brokers o financieros, es cierto que la mayoría tenemos nuestros ahorros en entidades bancarias y, sin ser responsables directos de lo que esos ahorros pueden estar financiando, sí tenemos que admitir que somos responsables subsidiarios; tanto más cuanto más sabemos de estos temas. Por eso hoy somos llamados a informarnos, a interesarnos por conocer cómo “trabaja” nuestro dinero, al servicio de quién y a costa de qué.

 

 

 

 

 

 

Cuestión de fondo

 

Todos queremos que nuestros ahorros nos den rentabilidades altas; que se multipliquen al modo de los panes y los peces a las orillas del lago de Galilea. Pero no podemos eludir las preguntas:

¿A costa de qué se multiplican mis ahorros?

¿Esos intereses (esos panes, esos peces) sirven solo para alimentar mis dígitos bancarios o soy capaz de repartirlos más allá de mi entorno? (Jesús sintió lástima de gente a la que no conocía)

 

 

 

Un gesto una esperanza

 

Dos propuestas concretas para hoy:

Consultar la página de Internet: http://infobancaetica.wordpress.com/. Especialmente pinchar en  “Colección de datos y noticias de la banca tradicional” y luego en “Proyectos poco éticos de la banca tradicional”. Hay enlaces con muchos informes nacionales e internacionales que ayudan a entender esos destinos poco éticos de MI dinero. Leer alguno.

¿Seríamos capaces de calcular los intereses de nuestros ahorros a lo largo de este Adviento (nuestros panes y nuestros peces) y hacer con ellos una donación a terceros (compartir el festín)?

 

 

Caminantes como nosotros

 

En la misma página que se nos proponía antes, se nos invita a pinchar en “¿Quiénes somos?”. Sorprende encontrarse con personas normales, ciudadanos conscientes y consecuentes, capaces de dedicar  tiempo y esfuerzo a recopilar y difundir esa información que nos ayuda a pensar y a discernir a qué festín estamos colaborando nosotros y sobre todo, quiénes están invitados a él.

 

Oración para que nos acompañe durante el día

 

Jesús: que tu multiplicación generosa de los panes y los peces (para todos los pueblos, para todas las naciones) sea inspiración para la ética de las grandes finanzas; haznos sensibles a esta generosidad, también a nosotros, en nuestra pequeña economía doméstica. Multiplicar para compartir en lugar de multiplicar para acaparar.

 

 

Si esto te toca

 

La  página propuesta: http://infobancaetica.wordpress.com/ tiene mucha información acerca de la (poca) ética del mundo de las finanzas y de sus alternativas. Si te interesa, guárdala en favoritos.