LS 70. ¿Dónde está tu hermano?

70.  En la narración sobre Caín y Abel, vemos que los celos condujeron a Caín a cometer la injusticia extrema con su hermano. Esto a su vez provocó una ruptura de la relación entre Caín y Dios y entre Caín y la tierra, de la cual fue exiliado. Este pasaje se resume en la dramática conversación de Dios con Caín. Dios pregunta: «¿Dónde está Abel, tu hermano?». Caín responde que no lo sabe y Dios le insiste: «¿Qué hiciste? ¡La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde el suelo! Ahora serás maldito y te alejarás de esta tierra» (Gn 4,9-11). El descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el cual tengo el deber del cuidado y de la custodia, destruye mi relación interior conmigo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra. Cuando todas estas relaciones son descuidadas, cuando la justicia ya no habita en la tierra, la Biblia nos dice que toda la vida está en peligro. Esto es lo que nos enseña la narración sobre Noé, cuando Dios amenaza con exterminar la humanidad por su constante incapacidad de vivir a la altura de las exigencias de la justicia y de la paz: « He decidido acabar con todos los seres humanos, porque la tierra, a causa de ellos, está llena de violencia » (Gn 6,13). En estos relatos tan antiguos, cargados de profundo simbolismo, ya estaba contenida una convicción actual: que todo está relacionado, y que el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás.

Imagen enlazada de https://esp.rt.com/actualidad/public_images/c4f/c4f40e398b33c7d663afa5106fbda127.jpg

¿Dónde está tu hermano? Es el interrogante más profundo que una sociedad marcadamente individualista como la nuestra puede escuchar. Pero también es uno de los más duros, porque dejar eco a esta pregunta en nuestra existencia supondría cambiarla enteramente de rumbo…

¿Dónde está nuestro hermano, el que vive esclavizado haciendo nuestra ropa de marca, el que muere cada día buscando en otros países horizontes de una vida mejor, el que muere lejos de nosotros de hambre, guerra o enfermedades que hoy pueden ser prevenidas…?

Si descuidamos la vida que nos rodea, la de quienes son como nosotros, no somos capaces de vida… Porque la vida es relación, y todo está relacionado. ¿Cuándo tardará occidente en comprender esta verdad, mucho más importante que tantas otras por las que hoy se pelean nuestros políticos?

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s