LS 60. El ser humano: ni salvador ni monstruo

60. Finalmente, reconozcamos que se han desarrollado diversas visiones y líneas de pensamiento acerca de la situación y de las posibles soluciones. En un extremo, algunos sostienen a toda costa el mito del progreso y afirman que los problemas ecológicos se resolverán simplemente con nuevas aplicaciones técnicas, sin consideraciones éticas ni cambios de fondo. En el otro extremo, otros entienden que el ser humano, con cualquiera de sus intervenciones, sólo puede ser una amenaza y perjudicar al ecosistema mundial, por lo cual conviene reducir su presencia en el planeta e impedirle todo tipo de intervención. Entre estos extremos, la reflexión debería identificar posibles escenarios futuros, porque no hay un solo camino de solución. Esto daría lugar a diversos aportes que podrían entrar en diálogo hacia respuestas integrales.

Imagen modificada de http://www.royal-pool.es/bmz_cache/7/Hombres%20Phantom%20of%20The%20Opera%20Mascarada%20Maacutescara%20Mitad%20Rostro%20Vendimia%20Romano%20Veneciano%20Maacutescara%20(Antigualla%20Plata%20Negro)%20-%20B071KB15F3_300x300.jpg

Realmente nos movemos entre mitos, entre extremos. Por un lado, el que considera que el ser humano es el salvador de la realidad, el que con su poder científico-técnico conseguirá salvar al planeta de la crisis ecológica en la que se encuentra; por otro, el que considera que, en sí mismo, es una amenaza para la Tierra. Y ni uno ni otro son compatibles con la revelación cristiana, para la que la salvación está en manos de Dios y a total disposición del ser humano…

Como en tantas ocasiones en la vida, lo ideal es moverse lejos de los extremos. Ya lo decía Aristóteles, cuando buscaba la virtud en el punto medio. Pero eso requiere de habilidad, una habilidad bien escasa, al menos si atendemos a la realidad que nos muestra la política y los medios de comunicación, donde lo que reina son las polaridades, las descalificaciones y los desprecios. Buscar el punto medio es abrirse a las razones de cada uno, incluso a las razones de los polos aparentemente enfrentados, e ir construyendo una razón más profunda capaz de ser compartida por todos desde el encuentro.

El ser humano no es salvador, pero sí tiene posibilidades de mejora y arreglo del daño realizado y de los desequilibrios presentes. Tampoco es sólo capacidad de destrucción, pero tiene que aprender a frenar los impulsos que le podrían llevar hacia ella.

Somos una escala de grises. La decisión es qué dirección tomar, hacia cuál de los dos polos queremos caminar…

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s