LS 55. Un eco-suicido en toda regla

5.Poco a poco algunos países pueden mostrar avances importantes, el desarrollo de controles más eficientes y una lucha más sincera contra la corrupción. Hay más sensibilidad ecológica en las poblaciones, aunque no alcanza para modificar los hábitos dañinos de consumo, que no parecen ceder sino que se amplían y desarrollan. Es lo que sucede, para dar sólo un sencillo ejemplo, con el creciente aumento del uso y de la intensidad de los acondicionadores de aire. Los mercados, procurando un beneficio inmediato, estimulan todavía más la demanda. Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida.

Imagen enlazada de https://www.ecoportal.net/temas-especiales/economia/consumismo-y-medio-ambiente/

Ahora sí que el Papa nombra explícitamente la corrupción, que mina y consume la sociedad de muchos países, y frente a la cual se dan, en algunos lugares, tímidos avances. Pero también son tímidos los avances en la lucha contra el consumismo, en una dinámica marcada por dos agentes principales: los propios ciudadanos, que incluso siendo conscientes de la situación, no quieren desmontarse de su concepción de bienestar basada en la posesión y disfrute de muchas “cosas”, y el mercado, en su dinámica de expansión continua. La publicidad comercial, en este campo, juega un papel manifiesto:

  • convirtiendo en necesidades lo que tan sólo pueden ser deseos, y en deseos lo que tan sólo son gustos (lo que en el texto queda expresado perfectamente con el ejemplo del aire acondicionado),
  • o proponiendo modelos de vida donde sea el propio deseo (o el mero capricho) el que gobierne la vida de las personas,
  • o presentando de forma atractiva productos y servicios que pueden ser totalmente secundarios.

Al fin y al cabo, la publicidad es la principal baza del mercado de la expansión comercial.

Sin embargo, por este camino la sociedad sólo puede avanzar hacia su deterioro, o incluso hacia su destrucción. Sería un completo eco-suicidio social. Pero estamos a tiempo de evitarlo, si nos ponemos manos a la obra; matizando ligeramente la letra de la canción rap-metal-punk-radical que hoy proponemos (aviso para navegantes), “destruyamos” el consumismo (el consumo como vicio) para destruir el mercado que llega a poner precio a la misma vida, y así podremos desmontar el sistema que está dañando la casa común y a sus habitantes, haciendo renacer de sus raíces un sistema de organización social que valore la vida desde su base.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s