LS 44. Ciudades que nos deshumanizan

44. Hoy advertimos, por ejemplo, el crecimiento desmedido y desordenado de muchas ciudades que se han hecho insalubres para vivir, debido no solamente a la contaminación originada por las emisiones tóxicas, sino también al caos urbano, a los problemas del transporte y a la contaminación visual y acústica. Muchas ciudades son grandes estructuras ineficientes que gastan energía y agua en exceso. Hay barrios que, aunque hayan sido construidos recientemente, están congestionados y desordenados, sin espacios verdes suficientes. No es propio de habitantes de este planeta vivir cada vez más inundados de cemento, asfalto, vidrio y metales, privados del contacto físico con la naturaleza.

Imagen enlazada de https://nuevocurso.org/lumpenizacion-saqueos-y-lucha-de-clases/

Al leer este párrafo de la Laudato si, seguro que en primer lugar se nos vienen a la cabeza ciudades lejanas con grandes suburbios, donde la vida, ciertamente, ya aparece degradada desde el mismo entorno que la rodea. Y son muchas las personas que crecen y se desarrollan en ese tipo de entornos. Es esa perspectiva la que nos ha llevado a seleccionar la imagen que acompaña a esta entrada. 

Pero lo cierto es que la contaminación (ambiental, acústica y visual), el caos circulatorio y urbano y la ineficiencia energética no son patrimonio de ciudades lejanas. El caso de Madrid Central (y su reciente polémica), y el expediente que la Unión Europea tiene abierto a España por infracciones en los niveles de contaminación de algunas de sus grandes ciudades, pone de manifiesto que muchos vivimos en algunas de esas ciudades insalubres.

Y si algo tienen en común muchas de esas ciudades, insalubres o no por sus niveles de contaminación, es el haberse convertido en una jungla de asfalto y cemento que nos separa de lo que realmente es nuestro entorno natural, y que, a pesar de darnos seguridad, es posible que nos desubique realmente del lugar que ocupamos en la creación. Porque nos puede producir el sueño de omnipotencia en el que habitualmente nos movemos, pensando que todo lo que nos rodea, y que todo lo que nos condiciona, es fruto de la obra humana.

Si esto es así, y si las ciudades dependen para su subsistencia de múltiples aportes procedentes del entorno rural, tan abandonado en nuestros días, y con el gasto energético que ello supone, ¿realmente la ecología integral puede comprenderse y vivirse habitando en la ciudad?

Con todo, están surgiendo iniciativas que buscan recuperar la ciudad como (o convertirla en) entorno saludable.  A buen seguro que de ahí vendrán buenas ideas y propuestas, pero nunca habremos de olvidar de donde procedemos: de una casa común compartida con múltiples especies, de las que no podemos considerarnos alejados. Por mucho que las edificaciones en las que vivimos insertos nos impidan llegar con la mirada más allá.

Ya cantaba Joaquín Sabina de la ciudad de Madrid: “Los pájaros visitan al psiquiatra /
Las estrellas se olvidan de salir…”.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s