LS 21. El mundo como basurero

21. Hay que considerar también la contaminación producida por los residuos, incluyendo los desechos peligrosos presentes en distintos ambientes. Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales, residuos de demolición, residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería. En muchos lugares del planeta, los ancianos añoran los paisajes de otros tiempos, que ahora se ven inundados de basura. Tanto los residuos industriales como los productos químicos utilizados en las ciudades y en el agro pueden producir un efecto de bioacumulación en los organismos de los pobladores de zonas cercanas, que ocurre aun cuando el nivel de presencia de un elemento tóxico en un lugar sea bajo. Muchas veces se toman medidas sólo cuando se han producido efectos irreversibles para la salud de las personas.

contaminacion201Imagen enlazada de http://www.proyectopv.org/imagen/contaminacion%201.jpg

Tratar al mundo como un estercolero, como un basurero al que arrojar nuestros desperdicios sin preocuparnos de lo que ello signifique. Lo cierto es que ésta ha sido, probablemente, una actitud que nos ha acompañado a través de toda nuestra historia como especie, es ahora, en las últimas décadas, cuando alcanza una dimensión claramente insostenible: vertidos tóxicos descontrolados, presencia de metales pesados en el agua, kilómetros cuadrados de basuras llenas de elementos perjudiciales para el medio ambiente, paisajes absolutamente degradados tras la intervención humana…

Hemos tratado la Tierra, nuestra casa común, como si fuera un mero recurso, sin ser muy conscientes de que ese recurso -sí, recurso al fin y al cabo- es también nuestro hogar, nuestra casa común, nuestra hermana y madre Tierra.

Hace falta recuperar una conciencia ecológica, una nueva conciencia de conexión con nuestra Tierra y con todos los que vivimos en ella, una conciencia que nos duela cada vez que contribuyamos a su deterioro, una conciencia que nos haga sentir un poco más su sufrimiento como nuestro sufrimiento… La conciencia necesaria para consumir lo justo, desperdiciar aún menos y tomar total cuidado de lo que arrojamos a nuestro entorno. Nuestra Tierra nos lo agradecerá, nuestro hijos nos lo agradecerán, nuestros hermanos, sobre todo los que más sufren, nos lo agradecerán… Hasta nosotros mismos lo agradeceremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s