LS 75. Una espiritualidad fundada en Dios creador

75. No podemos sostener una espiritualidad que olvide al Dios todopoderoso y creador. De ese modo, terminaríamos adorando otros poderes del mundo, o nos colocaríamos en el lugar del Señor, hasta pretender pisotear la realidad creada por él sin conocer límites. La mejor manera de poner en su lugar al ser humano, y de acabar con su pretensión de ser un dominador absoluto de la Tierra, es volver a proponer la figura de un Padre creador y único dueño del mundo, porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses.

Imagen enlazada de https://i.ytimg.com/vi/kQYaJrnLU3s/maxresdefault.jpg

La espiritualidad cristiana no es una espiritualidad del vacío, de la disolución, de la nada. Es una espiritualidad fundada, fundamentada, con raíces. Raíces que se nos escapan, pero raíces al fin y al cabo: la experiencia de un Dios creador y salvador, que le da consistencia al mundo (creación) y también le da sentido (salvación).

Un Dios que nos sirve de punto de partida y que es también Camino y meta, punto de llegada. El silencio, la adoración y la escucha son, pues, la mejor manera de definir nuestra existencia y orientar nuestro rumbo.

Nuestro mundo es suyo, nuestra vida es suya. Sólo en Él encuentran consistencia.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s