San Juan Pablo II: “Se está formando una conciencia ecológica”

Antes de remontarnos en la historia de la Iglesia hasta las grandes figuras de la Antigüedad, haremos una primera parada en el magisterio de san Juan Pablo II, que dedicó a la conciencia ecológica el mensaje de la Jornada Mundial de la Paz del año 1990, y a quien también se atribuye la creación del concepto de “conversión ecológica” (Audiencia General del 17 de enero de 2001). Como la intención de esta serie no es tanto el análisis, sino un acercamiento a los textos, iremos ofreciendo ambos en fragmentos sucesivos, de forma que se ayude tanto a la contemplación como a la toma de concienciade la problemática ecológica en base a ellos. Comenzamos, pues, con el inicio del Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz de 1990.

Imagen enlazada de https://cristianismoyecologia.files.wordpress.com/2017/05/c1298-juanpablo-6.jpg 

1. En nuestros días aumenta cada vez más la convicción de que la paz mundial está amenazada, además de la carrera armamentista, por los conflictos regionales y las injusticias aún existentes en los pueblos y entre las naciones, así como por la falta del debido respeto a la naturaleza, la explotación desordenada de sus recursos y el deterioro progresivo de la calidad de la vida. Esta situación provoca una sensación de inestabilidad e inseguridad que a su vez favorece formas de egoísmo colectivo, acaparamiento y prevaricación.

Ante el extendido deterioro ambiental la humanidad se da cuenta de que no se puede seguir usando los bienes de la tierra como en el pasado. La opinión pública y los responsables políticos están preocupados por ello, y los estudiosos de las más variadas disciplinas examinan sus causas. Se está formando así una conciencia ecológica, que no debe ser obstaculizada, sino más bien favorecida, de manera que se desarrolle y madure encontrando una adecuada expresión en programas e iniciativas concretas.

2. No pocos valores éticos, de importancia fundamental para el desarrollo de una sociedad pacífica, tienen una relación directa con la cuestión ambiental. La interdependencia de los muchos desafíos, que el mundo actual debe afrontar, confirma la necesidad de soluciones coordinadas, basadas en una coherente visión moral del mundo.

San Juan Pablo II presenta en este texto como amenazas para la paz tanto el abuso de la Naturaleza como la injusticia entre los pueblos. Y destaca como consecuencia de ello el nacimiento de una “conciencia ecológica” que se manifiesta como necesidad de cambiar nuestra forma de relacionarnos con los bienes de la Tierra. Conciencia ecológica y “conversión ecológica” (no mencionada expresamente aquí) caminan de la mano, siendo necesaria su maduración que se traduzca en una serie de cambios de comportamiento, individuales y colectivos (“programas e iniciativas concretas”), que se planteen de forma coordinada. Todo está conectado, hasta las soluciones que se puedan plantear a la crisis ecológica.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s