LS 23. Responsables de un bien común, el clima

23. El clima es un bien común, de todos y para todos. A nivel global, es un sistema complejo relacionado con muchas condiciones esenciales para la vida humana. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático. En las últimas décadas, este calentamiento ha estado acompañado del constante crecimiento del nivel del mar, y además es difícil no relacionarlo con el aumento de eventos meteorológicos extremos, más allá de que no pueda atribuirse una causa científicamente determinable a cada fenómeno particular. La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan. Es verdad que hay otros factores (como el vulcanismo, las variaciones de la órbita y del eje de la Tierra o el ciclo solar), pero numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana. Al concentrarse en la atmósfera, impiden que el calor producido por los rayos solares sobre la superficie de la tierra se disperse en el espacio. Esto se ve potenciado especialmente por el patrón de desarrollo basado en el uso intensivo de combustibles fósiles, que hace al corazón del sistema energético mundial. También ha incidido el aumento en la práctica del cambio de usos del suelo, principalmente la deforestación para agricultura.

Imagen enlazada de http://static4.elblogverde.com/wp-content/uploads/2015/08/calentamiento-global-wikipedia-600×419.jpg

Nos encontramos en este párrafo de la encíclica con dos conceptos básicos aplicados al clima. En primer lugar, el hecho de que el clima sea un bien común, “de todos y para todos”. Se trata de un concepto clave, pues aunque no podemos ahí leer la preposición “de todos” con un sentido de propiedad (en todo caso, el clima es un don y un regalo, algo previo a nuestra presencia y nuestra acción individual), la expresión sí que hace referencia de que todos somos destinatarios y beneficiarios o perjudicados del mismo, por lo que no es lícita ninguna intervención que lo dañe de forma insostenible.

Y eso nos lleva a la responsabilidad en su mantenimiento, uso y disfrute, segundo concepto que aparece más desarrollado. Por un lado, responsabilidad porque la mejor evidencia científica habla de un proceso de calentamiento global que ya se manifiesta en eventos objetivables, como es el incremento del nivel del mar, y que en parte se debe a la actividad humana; no hay, por cierto, en este párrafo una expresión directa de que la causalidad del calentamiento global sea exclusivamente humana, como muchos dicen. Por otro lado, responsabilidad porque esto exige un “cambio de comportamiento” que aminore, en la medida de lo humanamente posible, el impacto de dicho calentamiento.

Negar la realidad, o deformarla para quitar la razón a quien ofrece argumentos suficientes, es, por el contrario, un comportamiento altamente irresponsable. Y lo es también continuar manteniendo usos y costumbres prejudiciales para el clima y, con él, para el propio ser humano. Habrá que ir pensando qué se puede hacer, cada uno en su ámbito. Y habrá que ir haciéndolo.

Más información en este enlace y en el video que acompaña a esta entrada.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s