Sábado 2º semana de Adviento

Segunda semana. Convertir la manera de pensar: JUZGAR
Sábado 10. Crisis y Consecuencias del antropocentrismo moderno [115-121]

Lecturas de la misa del día:
12 diciembreEcles 48, 1-4, 9-11
Sal 79, 15-16, 18-19
Mt, 17, 10-13

Convertir la mirada y la manera de pensar

“El antropocentrismo moderno, paradójicamente, ha terminado colocando la razón técnica sobre la realidad, porque este ser humano «ni siente la naturaleza como norma válida, ni menos aún como refugio viviente” (115).
“Ha llegado el momento de volver a prestar atención a la realidad con los límites que ella impone, que a su vez son la posibilidad de un desarrollo humano y social más sano y fecundo. (…) la forma correcta de interpretar el concepto del ser humano como « señor » del universo consiste en entenderlo como administrador responsable”. (116).

El mundo occidental tiene una fe ciega en la ciencia como única forma de conocimiento y como forma de dominación de la naturaleza, así como la creencia en que el crecimiento ilimitado es posible en un planeta con recursos naturales limitados. A nuestro alrededor cada vez se hace más evidente la crisis ecológica y los efectos que tiene nuestro comportamiento desmesurado, así como la necesidad de tender hacia la autolimitación para construir, como dijo Ellacuría, una “civilización de la sobriedad compartida”.

Convertir el estilo de vida y comportamiento:

 Bután alberga la montaña más alta del planeta no hollada por ningún ser humano. En 1994 se prohibió en Bután escalar montañas más altas de seis mil metros. El contraste con la mentalidad occidental de conquista no podría ser mayor…
No limits, nos martillean esos versículos sagrados que propina a todas horas la propaganda comercial metropolitana. Que siga la juerga…
La finitud de la biosfera debería constantemente reenviarnos a una reflexión sobre la finitud humana. La crisis ecológico-social que hoy afrontamos es una oportunidad (quizá la última, por desgracia) de afrontar el aprendizaje que de verdad importa: qué significa ser humanos, cómo con-vivir humanamente sobre esta Tierra. (Extraído de un texto de Jorge Riechmann. El texto completo puede consultarse aquí).

→Una propuesta práctica: Hacerme consciente de ámbitos donde puedo apostar por la autocontención para no dañar el planeta o cambiar hábitos de mi vida: apostar por el transporte público, reducir el consumo de carne…

Convertir el corazón y el espíritu:

Todas las obras de Dios, bendecid al Señor.
El sol, la luna y las estrellas, bendecid al Señor.
vientos y grandes huracanes, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Montes y cumbres de la tierra, bendecid al Señor.
valles, mesetas y hondonadas, bendecid al Señor.
árboles, frutos y espesuras, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Aves y nubes de los cielos, bendecid al Señor.
fieras, bestias y ganados, bendecid al Señor.
peces y algas de las aguas, bendecid al Señor, bendecid al Señor.
Niños, jóvenes y ancianos, bendecid al Señor.
santos y santas de Dios, bendecid al Señor.
hombres de buena voluntad, bendecid al Señor, bendecid al Señor. (Taizé).

 10-diciembre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s