Jueves 5 de diciembre

1ª Semana de Adviento: ¿A qué nos estamos preparando?
Jueves 5. Un tiempo profético pide gestos proféticos.

 05 Profeta esIs 26, 1-6
Sal 117,1.8-9.19-21.25-27a
Mt 7,21.24-27

Din, don, dilin, din dam,
ya vienen los pastores,
din, don, dilin, din dam,
ya llegan al portal. (bis)
Los pobres, los humildes,
acuden los primeros. (bis)
Din, don, dilin, din dam,
ya llegan al portal. (bis)

Tiempo de profetisas y de profetas

Estamos viviendo un tiempo propicio para ejercer aquello para lo que nos ungieron en nuestro bautismo. Todos los bautizados entramos a formar parte de Cristo “profeta, sacerdote y rey”, con lo cual todos somos ya profetas; tenemos las iglesias llenas de profetas, el mundo lleno de profetas, solo falta que empecemos a ejercer.

Además, nuestro momento presente; esa crisis que se ha hecho ya tan familiar que se nos cuela en todas las casas, en los trabajos, en las iglesias y hasta se viene con nosotros de vacaciones, de comparas o al cine… Esa crisis pide a gritos profetas.

No tenemos excusas. No vale mirar para otro lado, tenemos que arrimar el hombro. Se trata de hacer lo que podamos, aunque nos parezca una gota de agua en el desierto, nunca se sabe cuántas gotas más se unirán y tal vez nuestra misión sea comenzar. Seguramente ningún cambio en tu vida pueda cambiar la desigualdad, la pobreza, la violencia de genero, la falta de trabajo, el hambre, la esclavitud sexual, la corrupción…, pero, ¿qué sucedería si a tu pequeño gesto se sumaran otros miles?

Bajo toda esa sombra y oscuridad que cubre nuestro momento actual sigue aleteando, luminoso, el Espíritu Santo, y esa fuerza positiva, santa, divina, es capaz de aunar nuestros pequeños esfuerzos para seguir creando y recreando la humanidad.

“¡Qué por mí no quede!” Puede ser nuestro lema, y vivir este tiempo de Navidad “consecuentes y comprometidos” con nuestra realidad.

Video recomendado

Trinidad Santa,
envíanos el don de profecía
para que en este tiempo de crisis,
de tinieblas y de frío
seamos reflejo de tu Luz
y anuncio del Reino que sigue creciendo silencioso.
Amén.

Para quienes intenten poner excusas:

Jr 1, 7-8: El Señor me contestó: -No digas que eres un muchacho, que adonde yo te envíe, irás; y dirás lo que yo te mande. No les tengas miedo, pues yo estoy contigo para librarte -oráculo del Señor-.

Am 7,14-15: Yo no soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de sicómoros, pero el Señor me arrebató de detrás del rebaño y me dijo: Ve a profetizar a mi pueblo Israel.

Jer 20,9; cf. Ez 3,1.9: “Yo decía: No volveré a recordarlo ni hablaré más en su nombre. Pero había en mi corazón algo así como fuego ardiente prendido en mis huesos, y, aunque yo trabajaba por ahogarlo, no podía”.

Para quienes se arriesguen a ofrecer una alternativa:

Am 5,4: Así dice el Señor a la casa de Israel: ¡Buscadme a mí y viviréis!”

Miq 6,6-8: ¿Con qué me presentaré al Señor, …. Hombre, ya te he explicado lo que está bien, lo que el Señor reclama de ti: que defiendas el derecho y ames la lealtad y que camines humildemente con tu Dios.

Is 43,18-19: No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notáis?”

Para quienes se atrevan a soñar “a lo Dios”:

Is 52,2-4: Sacúdete el polvo, ponte en pie, Jerusalén cautiva, desata las correas de tu cuello, Sión cautiva, porque así dice el Señor: De balde os vendieron, y sin pagar os rescataré.

Jr 31, 3-5: El Señor se me apareció desde lejos. Con amor eterno te amo, por eso prolongué mi lealtad; te reconstruiré y quedarás construida, capital de Israel; de nuevo saldrás enjoyada a bailar con panderos en corros; de nuevo plantarás viñas en los montes de Samaría, y los que las plantan las cosecharán.

So 3, 14-18: ¡Grita, ciudad de Sión; lanza vítores, Israel; festéjalo exultante, Jerusalén capital! Que el Señor ha expulsado a los tiranos, ha echado a tus enemigos; el Señor, dentro de ti, es el rey de Israel y ya no temerás nada malo. Aquel día dirán a Jerusalén: No temas, Sión, no te acobardes; el Señor, tu Dios, es dentro de ti un soldado victorioso que goza y se alegra contigo, renovando su amor, se llena de júbilo por ti, como en día de fiesta.

Profetas en España:
Abre bien los ojos, los hay por todas partes.
Uno importante habita dentro de ti.

Descargar esta página en PDF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s