Descalzos con San Juan de la Cruz (I)

Uno de los objetivos de este blog, y del grupo que está detrás de él, es el de recuperar los valores que la tradición cristiana puede hoy aportar para hacer frente, desde la austeridad y el desprendimiento, a la crisis ecológica y global en la que andamos inmersos. Nos gustaría desde estas páginas promover esa tradición, desempolvarla allí donde haya perdido su brillo y dejarnos interrogar aún más por ella, de forma que se convierta en verdadero germen de cambio en nuestras vidas. A veces será una clave creyente de relectura de lo que, desde otras fuentes, numerosas en estos momentos, se nos ofrece; otras aportará matices nuevos que podrán enriquecer incluso a quienes, desde espiritualidades no creyentes, trabajan, comparten y viven en esta misma dirección.

Quienes a buen seguro saldremos realmente beneficiados de todo ello seremos nosotros mismos, al recibir y hacernos conscientes de tanta riqueza que nos llega de uno y otro lado. A lo que invitamos, pues, al lector es a acompañarnos en este camino, a tomar lo que le sirva y abandonar lo que le estorbe, y, sobre todo, a aportar todo aquello que le surja en este camino compartido. Es un camino que, sin ser de nuevo trazado, necesita de un buen desbrozado, y a ello invitamos a todo aquél que se sienta llamado a colaborar.

ImagenPara comenzar, y fruto de la relectura de la espiritualidad carmelitana que algunos hemos tenido la oportunidad de escucharle hace unas semanas a Francisco Brändle en el encuentro del colectivo Encomun, una primera y breve entrega procedente de San Juan de la Cruz, en el poema “Para venir a gustarlo todo”:

…para venir a lo que no posees,
has de ir por donde no posees…

¡Y cuántas veces los cristianos perdemos el camino por pararnos a entender de posesiones y seguridades, perdiendo con ello de vista el auténtico sentido de la vida! Porque Dios es, para nosotros, ese sentido de la existencia que otros buscan por otros medios, esa vida plena y abundante a la que no suele llegarse precisamente por la vía del apego y la posesión…

Bueno, pues vaya esta píldora por delante, y nuestro compromiso de seguir trabajando en esta línea.

Miguel Ángel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s