Domingo 9 de diciembre

encabezado

domingo9

Palabra que acampa entre nosotros

Filipenses 1, 9-11

Y ésta es mi oración: que vuestra comunidad de amor siga creciendo más y más en conocimiento y en sensibilidad  para apreciar los valores. Así, llegaréis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.
San Lucas 3, 4-6

“Una voz grita en el desierto: Preparad el  camino del Señor, allanad sus senderos; elévense  los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.

Y todos verán la salvación de Dios”

 

 

 Texto en pdf


 

A qué nos estamos preparando

Estamos ya en el segundo domingo de Adviento, es un tiempo preciso para preparar nuestro corazón para la navidad, además, es un tiempo, en el que todos estamos llamados a la  conversión. Algunos podríamos pensar, ¿Convertirme yo? ¿Pero si no he hecho nada malo? ¿De qué tengo que convertirme? ¡De acuerdo! conscientemente, no hemos hecho daño a nadie,  pero como no somos perfectos, y, siempre podemos hacer las cosas mejor, por eso necesitamos convertirnos, y para ello nos hace falta; parar, reflexionar y orar. Hoy, Juan nos invita a preparar el camino y luego,  Jesús nos enseñará un modo único y especial de vivir.

 

Hoy se nos regala un día más, y tenemos la oportunidad de prepararnos para esperar al Señor, para tener la luz encendida, dispuesta la mesa y atento el corazón. ¿Cómo lo haremos?

 

Cuestión de fondo

¿Cómo nos estamos preparando para recibir al Señor? Algunos pensamos, que tal vez, podríamos ser más humildes, más justos, más comprensivos, más generosos y en definitiva, menos codiciosos. También,  sería conveniente, que nos paráramos a pensar en nuestras formas y maneras de consumir, y más en está época, en que la propaganda y los medios de comunicación, nos invaden por todas partes, incitándonos al consumismo devorador y algunas veces deshumanizador.

 

El consumo es una necesidad humana, pero nos hemos detenido a pensar si todo lo que consumimos es necesario? ¿Realmente lo necesitamos? Tal vez si o tal vez no, pero vemos que desde hace algunos años muchas personas, sin ser conscientes o tal vez siéndolo, nos hemos introducido dentro del sistema del consumo, del usar y tirar y de las leyes del mercado, tanto que algunos han llegado a utilizar ésta frase, “Consumo, luego existo”. Porque en definitiva, el consumo es poder. Y teniendo una mirada más amplia, ya no se trata sólo de comprar, acumular,  comer, o beber, consumimos también con los ojos, con los oídos, con el corazón, en definitiva nos hemos contaminado del consumismo, vemos mucha televisión, muchas películas, mucha música, muchos libros, deseamos tener muchas cosas, y no tenemos tiempo de escuchar, sí, escuchar con atención y pasar por el corazón, para valorar lo realmente importante, la persona humana sobre lo material, lo espiritual sobre lo superficial. Ahora, nuestro reto está en crear alternativas al consumo, no a la austeridad que nos han impuesto. Tenemos que volver y replantearnos lo comunitario, tenemos que aprender a educar el deseo, tenemos que dedicar tiempo al hermano/na, es necesario, revalorizar la creatividad y capacidad del ser humano, ya es hora de decir y hacer creíble que otro “mundo es posible” y otra manera de “consumir también es posible”.

 

Un gesto, una esperanza

Dedica tiempo para ver y pensar. ¿De dónde son los artículos que consumes?,¿A quién benefician? o ¿A quién perjudican? Lo compro porque me gusta, porque es único y original, porque está de moda, por la marca, por las rebajas. En estás fiestas, haz un ejercicio de reflexión sobre lo que vas a comprar.

 

Caminantes como nosotros

En OCSI (Organización para la Cooperación y Solidaridad Internacional) son plenamente conscientes de que ese otro mundo posible, que tanto deseamos, pasa por un cambio radical de nuestro consumo. El primer paso que dieron fue apostar por el comercio justo: desde entonces procuran no sólo que los productores del Sur tengan una vía para vivir dignamente de su trabajo, sino que los consumidores del Norte se mentalicen de que hay que ir dirigiendo el consumo hacia aquellos productos que promueven la justicia social.

En esta línea se enmarca, por ejemplo, la participación en el Día sin Compras, que se celebra cada año a finales de noviembre: es una jornada de protestas en la que se invita a toda la población a no consumir con la finalidad de denunciar el actual modelo de producción y consumo y promover modos de economía alternativa. Para apoyar la iniciativa, en la oficina de OCSI han establecido un punto de trueque, de modo que podamos poner a disposición de otros todo aquello que no necesitamos, al tiempo que podemos hacernos con algo que estábamos buscando.

Otro instrumento privilegiado de economía alternativa está siendo la proliferación de los pequeños grupos de consumo, espacios en los que las personas se ponen de acuerdo para comprar a productores locales agroecológicos. La oficina es punto de referencia para un grupo de consumo. Al mismo tiempo, miembros de la organización han puesto en marcha un proyecto agrario en La Vera (Extremadura) que, además de producir alimentos, les sirve como lugar de encuentro para jornadas de formación en un consumo alternativo.

 

Oración para que nos acompañe durante el día

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz

Que ahí donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensa, ponga perdón; donde haya discordia, ponga unión; donde haya error, ponga verdad; donde haya duda, ponga fe; donde haya desesperación, ponga esperanza; donde haya tiniebla, ponga luz; donde haya tristeza, ponga alegría.

 

Si esto te toca

http://www.ocsi.org.es/

Konsumo Responsable: http://www.konsumoresponsable.coop   konsumoresponsable@faceboo.com

Anuncio publicitario