Perlas del I Diálogo Cristianismo y Ecología

Creo que podemos considerar y tratar al primer encuentro de diálogo Cristianismo y Ecología como un tesoro, un auténtico tesoro que se dió en un ambiente muy familiar y cercano. Escuchar a Pablo y a Fidel fue un regalo anticipado del Espíritu, que nos hizo saborear el camino comenzado. Por eso, vamos a intentar transmitir, en este blog, algunas de las perlas de ese tesoro.

Pablo_LloberaComenzaremos con la ponencia inicial de Pablo Llobera, ecologista comprometido en la experiencia de los huertos urbanos. En una ponencia muy, pero que muy concreta, nos propuso cinco iniciativas para un ecologismo felicitante:

  1. Romper con el modelo económico dominante, con el capitalismo; ser coherentes con nuestros valores y vivirlos también con nuestro dinero (banca ética, etc, mercado de economía social de Madrid, monedas alternativas). Hay repuestos para el modelo capitalista, a pesar de lo que se dice: economía del bien común, economía azul, economía del decrecimiento, ecosocialismo… Su leit motiv, poner al ser humano en el centro, no al dinero.
  2. Reinventar lo colectivo desde lo cotidiano. La sostenibilidad no es otra tecnología, es reinventar las comunidades, las instituciones sociales: iniciativas en transición (el precio real de la energía nos hará buscar la ayuda unos de otros). Aquí es donde hace falta la verdadera I+D+i. Desengancharnos del consumo desde lo comunitario: grupos de consumo agroecológico (la agroecología es local y sensible a la realidad social, no es sólo no echar química). Desencapricharnos, la cesta que llega es la que llega. Huertos comunitarios, que en Madrid han repuntado con el 15M. Escuelas con programas de huertos, grupos de consumo o desplazamientos en bicicleta o a pie juntos (bicibus, más frecuente en pueblos).
  3. Ponernos a dieta energética. El petróleo se va a terminar, y los cambios de energía generan cambios de sociedad. Puede uno apuntarse al cambio por anticipado pasándose a empresas de energía renovable, como como Somenergía (cooperativa), Gesternova (empresa comercial)… Se trata de cooperativas o de pequeñas empresas que no tienen intención de acaparar el mercado.
  4. Reconstruir los bienes comunes. Hay bienes públicos que no son de propiedad ni gestión estatal, que sin embargo se mercantilizaron con el capitalismo. Hoy aparecen espacios de recuperación de ese “bien común”: huertos comunitarios, software libre, wikipedia, centros sociales…
  5. La necesidad de desobedecer: “Sobran leyes y faltan conductas ejemplares” (Javier Gomá). La ejemplaridad va a venir probablemente no de individuos, sino de comunidades, de lugares pegados a la tierra.

Aquí se quedan estas breves ideas para la reflexión y, quien se anime, para la aportación. Seguiremos con el resto de momentos del encuentro. Poco a poco. Perla a perla.

MIGUEL ÁNGEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s